icon_widget_image Av. El Retiro 1227, Renca icon_widget_image +56 9 6159 2801 icon_widget_image arriendos@vanbeekrentals.cl icon_widget_image arriendos@vbrentals.cl
El mantenimiento implica varias herramientas

Mantenimiento

El mantenimiento se refiere al conjunto de acciones y actividades realizadas con el propósito de preservar, reparar o mejorar el funcionamiento de un sistema, equipo, o infraestructura, ya sea éste mecánico, electrónico, informático, o de cualquier otra naturaleza. 

Se trata de un proceso dinámico que abarca desde la planificación y programación de actividades hasta la ejecución de tareas específicas, con el objetivo de garantizar la operación eficiente y segura de los activos.

De la misma manera, el mantenimiento se destaca por ser una disciplina multifacética que abarca desde la gestión estratégica de activos hasta la ejecución táctica de tareas específicas, con el propósito de maximizar la disponibilidad, confiabilidad y eficiencia de los sistemas, contribuyendo así al logro de los objetivos operativos y económicos de una organización.

Categorías del mantenimiento

El mantenimiento se clasifica en varias categorías fundamentales, cada una diseñada para abordar diferentes aspectos del ciclo de vida de los activos y garantizar su rendimiento a lo largo del tiempo. Estas son:

Mantenimiento Correctivo

Se realiza en respuesta a fallas o averías ya existentes. Y tiene como objetivo la restauración  del sistema a su estado operativo normal y minimizar el tiempo de inactividad no planificado.

Mantenimiento Preventivo

Son  actividades programadas y  realizadas de manera regular. Para evitar el deterioro progresivo, prolongar la vida útil y reducir la probabilidad de fallos mediante inspecciones, ajustes y reemplazos planificados.

Mantenimiento Predictivo

Esté específicamente utiliza tecnologías avanzadas para monitorear y analizar datos en tiempo real. Anticipando posibles fallos y programar intervenciones antes de que ocurran, minimizando el tiempo de inactividad y optimizando la eficiencia.

Mantenimiento Proactivo

El mantenimiento proactivo busca mejorar constantemente el rendimiento y la confiabilidad implementando mejoras continuas en procesos y procedimientos para prevenir problemas futuros y maximizar la eficiencia operativa.

Mantenimiento Detectivo

Busca identificar los defectos en las etapas tempranas. Teniendo como objetivo detectar posibles problemas antes de que afecten significativamente el rendimiento, permitiendo intervenciones oportunas.

Mantenimiento Rutinario

Actividades programadas que no están directamente vinculadas a la prevención de fallos y mantener condiciones óptimas de operación y asegurar que los equipos funcionen dentro de los parámetros establecidos.

Mantenimiento Concurrente

Se realiza mientras el sistema está en funcionamiento. Y busca  minimizar el tiempo de inactividad al llevar a cabo tareas de mantenimiento sin detener completamente la operación.

Importancia del Mantenimiento

El mantenimiento desempeña un papel fundamental en cualquier entorno operativo, ya que su importancia radica en la preservación, optimización y prolongación de la vida útil de activos, sistemas y equipos. 

Si bien, al realizar un mantenimiento constante, se evitan problemas potenciales antes de que se conviertan en fallas críticas, lo que contribuye a la reducción significativa de tiempos de inactividad no programados. 

Además, esta práctica permite prolongar la durabilidad  de los equipos, optimizar su eficiencia operativa y garantizar la seguridad en los entornos de trabajo. El mantenimiento continuo no solo salvaguarda la inversión en activos, sino que también fortalece la capacidad de una organización para cumplir con sus objetivos operativos y financieros, al tiempo que proporciona un entorno de trabajo más fiable y seguro.

 En última instancia, la implementación constante de mantenimiento no solo es una medida preventiva, sino una estrategia crucial para la sostenibilidad, la productividad y la competitividad a largo plazo de cualquier entidad.

Objetivos al hacer mantenimiento

El proceso de mantenimiento tiene varios objetivos clave, que varían según el tipo de mantenimiento y las necesidades específicas de los activos o sistemas. Algunos de los objetivos más comunes incluyen:

  • Preservación de Activos: Prolongar la vida útil de los activos y maximizar su rendimiento operativo.
  • Disponibilidad: Asegurar que los activos estén disponibles y operativos cuando se necesiten, minimizando el tiempo de inactividad no planificado.
  • Confiabilidad: Mejorar la fiabilidad de los equipos y sistemas, reduciendo la probabilidad de fallas y aumentando la consistencia en el rendimiento.
  • Eficiencia Operativa: Optimizar el rendimiento de los activos para mejorar la eficiencia en la producción o en la ejecución de tareas.
  • Seguridad: Garantizar la seguridad de los trabajadores y del entorno operativo, identificando y corrigiendo posibles riesgos o defectos.
  • Reducción de Costos: Minimizar los costos asociados con reparaciones no planificadas, tiempos de inactividad, y reemplazos prematuros mediante la prevención y el mantenimiento predictivo.
  • Cumplimiento Normativo: Asegurar que los activos cumplan con los estándares y regulaciones establecidos por las autoridades competentes.
  • Innovación y Mejora Continua: Fomentar la innovación y la mejora continua en los procesos y tecnologías a través de la retroalimentación derivada de las actividades de mantenimiento.
  • Sostenibilidad Ambiental: Reducir el impacto ambiental mediante prácticas de mantenimiento que minimizan el consumo de recursos y optimizan la eficiencia energética.
  • Planificación Estratégica: Desarrollar y seguir un plan estratégico de mantenimiento que esté alineado con los objetivos operativos y financieros de la organización.

Que señales me indica cuando se necesita mantenimiento

La necesidad de mantenimiento en un equipo se puede identificar a través de diversas señales y señales de advertencia. Aquí algunas:

  • Rendimiento Irregular: Disminución en la eficiencia operativa o en el rendimiento general del equipo.
  • Aumento de la Vibración o Ruido: Cambios notables en los niveles de vibración o ruido pueden indicar desgaste o problemas mecánicos.
  • Incremento en el Consumo de Energía: Un aumento inesperado en el consumo de energía podría señalar problemas en la eficiencia del equipo.
  • Fugas o Derrames: Cualquier fuga de fluidos, ya sea aceite, agua u otros, puede ser un indicador de un problema en el sistema.
  • Temperaturas Anormales: Variaciones significativas en las temperaturas de funcionamiento pueden ser señales de problemas de refrigeración o de otro tipo.
  • Fallos o averías frecuentes: Si el equipo experimenta fallas o averías con mayor frecuencia de lo normal, podría necesitar atención.
  • Mala Calidad del Producto o Resultado: Un deterioro en la calidad del producto o el resultado final puede sugerir problemas en el equipo.
  • Errores en los Sistemas de Control: Si hay fallos en los sistemas de control, puede indicar problemas en los componentes electrónicos o en la instrumentación.
  • Desviaciones de Parámetros Operativos: Cambios significativos en los parámetros operativos, como presión, velocidad o caudal, pueden indicar problemas en el sistema.
  • Inspecciones Visuales: Observar visualmente el equipo en busca de signos evidentes de desgaste, corrosión, grietas u otros problemas visibles.
  • Análisis de Datos Predictivos: El uso de herramientas de mantenimiento predictivo, como análisis de vibraciones, termografía, y monitoreo en tiempo real, puede revelar signos tempranos de posibles fallos.
  • Informe del Personal Operativo: El personal que opera el equipo puede proporcionar información valiosa sobre cambios en el comportamiento operativo o problemas percibidos.
Need Help?